Crisis Empresarial
Crisis empresarial

Todos hemos experimentado crisis a lo largo de nuestra vida. Crisis de valores, de autoestima, familiares y especialmente hoy, económicas y sanitarias.

Las crisis han formado nuestro carácter, nuestra historia, y forman parte de nuestro aprendizaje en el camino de la vida. En México la crisis económica ha sido recurrente desde los años setenta. Sin embargo, hoy esta nueva crisis mundial ha generado un estado de precaución pero de poca reacción en el entorno empresarial. ¿Será que en verdad esta nueva ola puede causar tantos estragos como todos predicen?, y en su caso, ¿qué podemos hacer las empresas para enfrentarla?

PRIMER POSTULADO. Todas las crisis son recurrentes, y a pesar de la solvencia de las empresas mejor preparadas, tarde o temprano pasarán por este viacrucis. Pareciera que están condenadas a vivir crisis independientemente del ambiente prevaleciente en el entorno en este momento. En Estados Unidos, en promedio las empresas sobreviven sólo 7 años, y el 90 por ciento fracasan antes de cumplir los 5. En México el 80 por ciento desaparece antes de cumplir los dos años y sólo una de cada mil llegará a cumplir 50. De ahí el mérito en empresas tradicionales como Droguería Medina, Uriarte Talavera o Grupo Industrial Bonasa, por citar algunas.

SEGUNDO POSTULADO. Las crisis y la gloria son como el ying y el yang, no puede haber el uno sin el otro. Incluso el libro más leído en la historia, la Biblia, lo consigna con 7 años de vacas gordas y 7 años de vacas flacas. La liquidez y la solidez en los periodos de bonanza invitan a relajar las estructuras, al dispendio, y a crear un clima de autosuficiencia y de invulnerabilidad que tarde o temprano provoca una crisis.

TERCER POSTULADO. Las crisis se agudizan solas pero no se resuelven por sí mismas. De ahí que una vez roto el equilibrio entre accionistas, proveedores, autoridades, trabajadores y clientes, es necesario buscar la solución cuanto antes. En esta época de crisis generalizada, hay diez acciones en las que los empresarios podemos reflexionar y que pueden impactar positivamente:

  1. Liquide los activos no productivos de acuerdo con el giro de su negocio.
  2. Remate sus inventarios obsoletos.
  3. Concentre sus esfuerzos de venta en los productos de mayor margen.
  4. Incluya a su personal en una estrategia de reducción de costos.
  5. Mantenga una comunicación saludable con el personal sobre la situación real.
  6. Negocie trueques con clientes y proveedores que le aporten un valor agregado.
  7. Transfiera sus cuentas por pagar de corto plazo a mayor plazo, aunque tenga que pagar un interés mayor o incrementar la garantía.
  8. No deje de invertir para fortalecer su estrategia comercial. Publicidad, marketing, ventas y contacto cercano con sus clientes son fundamentales.
  9. Enfóquese en la innovación de su producto o servicio.
  10. Actúe pronto, aunque le duela. Un cáncer es curable cuando se detecta a tiempo, es menos costoso e invasivo el tratamiento.

CUARTO POSTULADO. Todas las crisis son pasajeras, son momentos de transición, de desequilibrio, de desarmonía, sin embargo, la experiencia previa desde 1976 nos ha facilitado la comprensión de las crisis y de las formas de enfrentarlas. Quizá el tema ahora es que también dicha predisposición inhibe, como en el caso de un virus previo, la reacción del organismo. Aún hay quienes piensan que la economía mundial no tiene por qué afectar a México o a Puebla. Nada más alejado de la realidad.

QUINTO POSTULADO. No hay crisis sin solución.

– Felipe Sandoval

Leave comments

Your email is safe with us.